DNV GL ve un pico de demanda de petróleo en 2023

Por Nerijus Adomaitis10 septiembre 2018
(Foto: Eric Haun)
(Foto: Eric Haun)

La demanda global de petróleo alcanzará su punto máximo en 2023 ya que los vehículos eléctricos (VE) serán competitivos con los automóviles alimentados por gasolina y diesel, y después de 2040 no será necesario realizar nuevos desarrollos petroleros, dijo la firma de control de calidad DNV GL.

El pronóstico de la empresa con sede en Noruega, que ofrece servicios de certificación y consultoría a alrededor de 100.000 clientes en todo el mundo, se suma a las preocupaciones de los inversores acerca de que algunos activos petroleros se estanquen si la demanda entra en declive permanente.

"En medio de un consumo en declive en el futuro, vemos poco margen para agregar capacidad en áreas de alto costo, como en el Ártico", dijo DNV GL en su pronóstico a largo plazo, destacando tal riesgo.

Hacia mediados de la década de 2030, los vehículos eléctricos representarán la mitad de todos los vehículos ligeros nuevos vendidos en el mundo, y 10 años después la mitad del transporte por carretera, liviano y pesado, será eléctrico, agregó. El sector del transporte es el principal usuario de petróleo.

"Después de 2040, probablemente ingresaremos a un período en el que no se necesiten nuevos yacimientos de petróleo para reemplazar los campos agotados", dijo DNV GL, quien agregó que para 2050 la demanda de petróleo se estima en aproximadamente la mitad de su punto máximo.

Se espera que la demanda de gas natural crezca hasta mediados de la década de 2030, cuando el gasto de capital en energía no fósil superará el gasto en energía fósil, dijo DNV GL en su informe.

"La atención de las salas de juntas y los gabinetes debe fijarse en la dramática transición energética que se está desarrollando", dijo Remi Eriksen, presidente y director ejecutivo del grupo.

Los inversionistas están cada vez más preocupados de que algunos activos de petróleo y gas puedan dejarse en el suelo como resultado de regulaciones más estrictas para frenar las emisiones de carbono y la caída en los costos de la energía renovable y las baterías de automóviles.

Las grandes petroleras tienen diferentes puntos de vista sobre el posible pico de demanda de petróleo, pero todos dicen que incluso si la demanda alcanza su punto máximo, aún se necesitarán billones de dólares en inversiones en petróleo y gas para desarrollar nuevos barriles debido al declive natural de los campos existentes.

Exxon Mobil, la compañía petrolera más grande del mundo, dijo el 2 de febrero que la demanda de petróleo podría caer un 25 por ciento a alrededor de 78 millones de barriles por día (mbd) desde los niveles actuales si los gobiernos eligen implementar medidas para limitar el calentamiento global.

La compañía, sin embargo, no reveló cómo los esfuerzos por limitar las emisiones de carbono afectarían su negocio. En un informe separado, dijo que al excluir esas medidas climáticas, se espera que la demanda de petróleo crezca un 20 por ciento para 2040, impulsada por el transporte comercial y la industria química.

En abril, Anglo-Dutch Shell dijo que veía poco riesgo de tener "activos varados" en su cartera, porque cuatro de cada cinco de sus reservas actuales de petróleo y gas se extraerían antes de 2030.

Shell, que ha estado produciendo petróleo desde 1907, considera que la demanda de petróleo llegará a su punto máximo a fines de la próxima década, mientras que su par BP, con sede en Londres, lo verá una década más tarde.

La Agencia Internacional de Energía (AIE), con sede en París, que asesora a las naciones industrializadas en política energética, prevé que la demanda de petróleo aumente a 105 mbd para 2040 en su escenario central de Nuevas Políticas, de acuerdo con la legislación existente y los planes anunciados.


(Reporte de Nerijus Adomaitis; Editado por Will Dunham)

Categorías: Energía, Financiar