Fondo de Noruega para vender firmas de E&P

Por Gwladys Fouche y Terje Solsvik8 marzo 2019
© Inge / Adobe Stock
© Inge / Adobe Stock

De acuerdo con un plan del gobierno, el fondo de riqueza soberana de un billón de dólares de Noruega, el más grande del mundo, venderá sus participaciones en exploradores y productores de petróleo y gas, pero seguirá invirtiendo en empresas de energía que tienen refinerías y otras actividades posteriores.

La propuesta anunciada el viernes dijo que las participaciones del fondo en compañías integradas, como Royal Dutch Shell, ExxonMobil y otras grandes empresas involucradas en todo, desde la exploración hasta la venta de combustible en la carretera, no se venderían.

El estado, que ha acumulado su riqueza en la parte posterior de las reservas de petróleo y gas del Mar del Norte, tampoco tiene planes de vender su participación directa en la empresa noruega de energía Equinor o sus participaciones directas en los campos de petróleo y gas de Noruega.

"El gobierno está proponiendo excluir a las empresas clasificadas como compañías de exploración y producción dentro del sector energético del (fondo) para reducir el riesgo agregado del precio del petróleo en la economía noruega", dijo el Ministerio de Finanzas en un comunicado.

Las existencias de energía representaron el 5.9 por ciento de las inversiones de capital del fondo a fines de 2018, por un valor de alrededor de $ 37 mil millones, según los datos del fondo. Pero gran parte de esa cantidad se invierte en empresas integradas en lugar de exploradores y productores más pequeños y dedicados.

Las acciones del fondo en las 134 firmas a excluir tienen un valor de alrededor de $ 8 mil millones, dijo el ministerio. El fondo dijo que el cambio afectaría el 1.2 por ciento de sus tenencias de capital.

"Las compañías de exploración y producción serán eliminadas gradualmente del fondo a lo largo del tiempo", dijo la propuesta del gobierno, sin dar un cronograma para la venta.

Entre las empresas afectadas se encuentran Cairn Energy, en la cual el fondo tenía un 1.92 por ciento por un valor de $ 22 millones a fines de 2018, Tullow Oil, en la cual tenía un 2.1 por ciento por $ 67 millones, y Premier Oil, en la cual tenía un 1.8 por ciento por un valor de $ 12 millones .

Gran aceite "victoria"
Se espera que el parlamento, que aún tiene que aprobar la propuesta, respalde el plan, ya que la coalición de centro-derecha gobernante tiene una mayoría en la asamblea.

La noticia se agregó a la presión sobre las compañías de energía, cuyas acciones ya se han desplomado debido a la caída de los precios del crudo.

La propuesta apunta a hacer que la riqueza de Noruega sea menos vulnerable a una caída permanente en los precios del petróleo, ahora el fondo ha aumentado su exposición a acciones a 70 por ciento de su valor desde 60 por ciento.

El banco central, que administra el fondo, sugirió originalmente excluir a todas las compañías de petróleo y gas, incluidas las empresas integradas. Pero el gobierno ajustó la propuesta, diciendo que las grandes empresas tenían la escala para cambiar a energía renovable.

"Excluir a todas las compañías petroleras limitaría las oportunidades del fondo", dijo el ministro de Finanzas Siv Jensen.

La decisión de mantener participaciones en firmas integradas generó críticas de aquellos que quieren que Noruega haga un cambio más decisivo lejos de las inversiones en combustibles fósiles.

Sony Kapoor, director gerente del think tank Redefine, dijo que diluir el plan del banco central "representa una victoria de Big Oil cabildeando sobre la prudencia financiera y el sentido común".

Martin Norman, defensor de Greenpeace, dijo que la decisión del gobierno "no aborda la exposición de Noruega al petróleo y no estamos mostrando al mundo el camino a seguir".

El opositor Partido Laborista dijo que apoyaría al gobierno, a pesar de que defendía una estrategia más dura.

"No es suficiente, pero deberíamos hacer esto de vez en cuando, podríamos ver (qué hacer) en el futuro", dijo a Reuters Svein Roald Hansen, portavoz de finanzas de Labour, y agregó que el estado tenía razón en mantener su participación en Equinor y campos de petróleo.

El fondo invierte los ingresos de Noruega de la producción de petróleo y gas para las generaciones futuras en acciones, bonos y bienes raíces en el extranjero.

Sus inversiones en firmas integradas a fines de 2018 incluían participaciones de 2.45 por ciento en Shell, 2.31 por ciento en BP, 2.02 por ciento en Total, 0.99 por ciento en Chevron y 0.94 por ciento en ExxonMobil.


(Reporte adicional de Nerijus Adomaitis; Editado por Edmund Blair)

Categorías: Energía, Energía extraterritorial, Financiar